Primeros Auxilios

¿Qué son los primeros auxilios?

Los primeros auxilios, son medidas terapéuticas urgentes que se aplican a las víctimas de accidentes o enfermedades repentinas hasta disponer de tratamiento especializado. El propósito de los primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del herido o enfermo y evitar el agravamiento de su estado. En casos extremos son necesarios para evitar la muerte hasta que se consigue asistencia médica.

Los primeros auxilios varían según las necesidades de la víctima y según los conocimientos del socorrista. Saber lo que no se debe hacer es tan importante como saber qué hacer, porque una medida terapéutica mal aplicada puede producir complicaciones graves. Por ejemplo, en una apendicitis aguda un laxante suave puede poner en peligro la vida del paciente.

Cómo actuar

Cualesquiera que sean las lesiones, son aplicables una serie de normas generales. Siempre hay que evitar el pánico y la precipitación. A no ser que la colocación de la víctima lo exponga a lesiones adicionales, deben evitarse los cambios de posición hasta que se determine la naturaleza del proceso. Un socorrista entrenado ha de examinar al accidentado para valorar las heridas, quemaduras y fracturas. Se debe tranquilizar a la víctima explicándole que ya ha sido solicitada ayuda médica. La cabeza debe mantenerse al mismo nivel que el tronco excepto cuando exista dificultad respiratoria. En ausencia de lesiones craneales o cervicales se pueden elevar ligeramente los hombros y la cabeza para mayor comodidad. Si se producen náuseas o vómitos debe girarse la cabeza hacia un lado para evitar aspiraciones. Nunca se deben administrar alimentos o bebidas y mucho menos en el paciente inconsciente. La primera actuación, la más inmediata, debe ser procurar al paciente una respiración aceptable: conseguir la desobstrucción de las vías respiratorias para evitar la asfixia, extrayendo los cuerpos extraños —sólidos o líquidos— y retirando la lengua caída hacia atrás. Si el paciente no respira por sí sólo habrá que ventilarlo desde el exterior mediante respiración boca a boca hasta disponer de un dispositivo mecánico.

El segundo aspecto a corregir es el referente al sistema circulatorio, para evitar el shock. Se deben valorar la frecuencia cardiaca y la tensión arterial. Una valoración inicial se obtiene tomando el pulso: permite valorar la frecuencia y ritmo cardiaco, y su “fortaleza” nos indica una adecuada tensión arterial. El shock o choque es un trastorno hemodinámico agudo caracterizado por una perfusión inadecuada, general y duradera, de los tejidos que pone en peligro la vida. Los signos característicos son la piel fría y húmeda, los labios cianóticos (azulados), la taquicardia y la hipotensión arterial (pulso débil y rápido), la respiración superficial y las náuseas. Estos síntomas no son inmediatos; el shock puede desarrollarse varias horas después del accidente. Para evitarlo debe mantenerse abrigado al paciente e iniciar lo antes posible la perfusión de líquidos y electrolitos por vía intravenosa. Está prohibido administrar fármacos estimulantes y alcohol.

Las urgencias que requieren primeros auxilios con más frecuencia son los accidentes en los que se produce asfixia, parada e infarto cardiacos, sangrado grave, envenenamiento, quemaduras, golpe de calor e insolación, desvanecimiento, coma,esguincesfracturas y mordeduras de animales.

¿Qué es la asfixia?

En la asfixia, el aire no puede entrar en los pulmones y el oxígeno no llega a la sangre circulante.

Causas de asfixia

Entre las causas de asfixia se encuentran el ahogamiento, el envenenamiento por gases, la sobredosis de narcóticos, la electrocución, la obstrucción de las vías respiratorias por cuerpos extraños y la estrangulación. Para evitar un daño cerebral irreparable al detenerse la oxigenación tisular, se debe instaurar inmediatamente algún tipo de respiración artificial. La mayoría de las personas mueren cuatro a seis minutos después de la parada respiratoria si no se les ventila de forma artificial.

Cómo actuar

Se han diseñado muchas formas de respiración artificial. La más práctica para lareanimación de urgencia es el procedimiento boca a boca: el reanimador sopla aire a presión en la boca de la víctima para llenarle los pulmones. Antes de ello, debe retirarse cualquier cuerpo extraño que obstruya las vías respiratorias.

La cabeza de la víctima debe ser inclinada hacia atrás para evitar que la caída de la lengua obstruya la laringe; una mano mientras con la otra se empuja hacia atrás la frente. El reanimador obtura los orificios nasales pinzándolos con los dedos, inspira profundamente, aplica su boca a la de la víctima, y sopla con fuerza hasta ver llenarse el tórax; después retira su boca y proceso debe repetirse 12 veces por minuto en un adulto y 20 veces por minuto en un niño.

Si las vías respiratorias no están despejadas, debe comprobarse la posición de la cabeza de la víctima. Si todavía no se consigue permeabilidad se rota el cuerpo hacia la posición de decúbito lateral y se golpea entre los omóplatos para desatascar los bronquios. Después se vuelve a larespiración boca a boca. Si todavía no se consigue, se realiza la maniobra de Heimlich.

Ésta es una técnica que se ha desarrollado en los últimos años para tratar a los médico estadounidense Henry Jay Heimlich, se llama maniobra de Heimlich o “abrazo de oso”, y consiste en la aplicación súbita de una presión sobre el abdomen de la víctima. El aumento de presión abdominal comprime el diafragma, éste a los pulmones, que expulsan aire a alta velocidad y presión, despejando las vías respiratorias. La maniobra se realiza situándose tras el paciente, rodeando su cintura con los brazos y entrelazando las manos, situando éstas entre el ombligo y la caja torácica, y presionando fuerte y de forma brusca hacia atrás y hacia arriba. Si la víctima está en posición horizontal, se presiona sobre el abdomen con la mano.

Debe evitarse presionar sobre las costillas, pues se pueden romper, sobre todo en niños y ancianos.

Una vez iniciada, la respiración artificial no debe suspenderse hasta que el enfermo empiece a respirar por sí solo o un médico diagnostique la muerte del paciente. Cuando el paciente empieza a respirar espontáneamente no debe ser desatendido: puede detenerse de nuevo la respiración de forma súbita o presentarse irregularidades respiratorias. En casos de ahogamiento siempre hay que intentar la respiración artificial, incluso aunque el paciente haya presentado signos de muerte durante varios minutos.

Se han descrito varios casos de pacientes sumergidos durante más de media hora, cianóticos y sin posibilidades de reanimación, que respondieron a los primeros intentos del socorrista.

¿En qué consiste la reanimación?

La reanimación del paciente con parada cardiaca está muy relacionada con la reanimación respiratoria. Ha de aplicarse masaje cardiaco externo para mantener el flujo sanguíneo y combinarlo con las técnicas de respiración artificial.

¿Cómo actuar?

Se sitúa a la víctima sobre una superficie firme y se confirma la permeabilidad de las vías respiratorias. El reanimador sitúa sus manos sobre el esternón del paciente; éste se deprime 5 cm, por lo que se comprime el corazón y se fuerza a la sangre a salir por las arterias. Cuando se afloja la presión, el corazón se expande y vuelve a llenarse de sangre procedente de las venas. El masaje se aplica en forma de compresiones cortas y rítmicas de un segundo de duración. Se aplica una respiración boca a boca cada cinco golpes cardiacos. Para esta operación son ideales dos reanimadores. Si sólo hay uno se aplican dos respiraciones boca a boca cada 15 compresiones cardiacas. El procedimiento debe aplicarse, aunque no haya signos de vida, hasta conseguir ayuda médica.

¿Cuándo se producen las quemaduras?

Se producen por exposición al fuego, a metales calientes, a radiación, a sustancias químicas cáusticas, a la electricidad o, en general, a cualquier fuente de calor (por ejemplo el Sol).

Clasificación de las quemaduras

Las quemaduras se clasifican según la profundidad del tejido dañado y según la extensión del área afectada. Una quemadura de primer grado, que sólo afecta a la capa superficial de la piel, se caracteriza por el enrojecimiento. Una quemadura de segundo grado presenta formación de flictenas (ampollas), y una de tercer grado afecta al tejido subcutáneo, músculo y hueso produciendo una necrosis. La gravedad de una quemadura también depende de su extensión. Ésta se mide en porcentajes de la superficie corporal. Las quemaduras graves producen shock y gran pérdida de líquidos. Un paciente con quemaduras de tercer grado que ocupen más del 10% de la superficie corporal debe ser hospitalizado lo antes posible.

Cómo actuar

La finalidad de los primeros auxilios en los quemados es prevenir el shock, la contaminación de las zonas lesionadas y el dolor. La aplicación de bolsas de hielo o la inmersión en agua helada disminuye el dolor. Después se ha de cubrir la zona con un apósito grueso que evite la contaminación. No se deben utilizar curas húmedas, pomadas o ungüentos, y hay que acudir al especialista médico inmediatamente. Las quemaduras del Sol pueden ser de primer o de segundo grado. Sus casos leves se pueden tratar con una crema fría o un aceite vegetal. Los casos graves conviene que sean atendidos por un especialista. Las quemaduras químicas deben ser lavadas inmediata y profusamente para diluir al máximo la sustancia corrosiva. Las lesiones dérmicas de las quemaduras eléctricas se tratan como las de exposición al fuego y, además, deben ser controladas en un centro hospitalario para valorar posibles lesiones cardiacas o nerviosas.

 PRINCIPIOS GENERALES DEL SOCORRISMO
El socorrista que está presente en el lugar del accidente debe actuar con dominio de la situación manteniendo la serenidad. Hay que evaluar la situación rápidamente, sin precipitarse. Si hay testigos, es él (el socorrista), quien toma la iniciativa pidiendo ayuda. Así pues, puede actuar con eficacia e impedir actuaciones nefastas de testigos bienintencionados pero incompetentes. La actuación del socorrista es triple: (“PAS”)

  • PROTEGER: (prevenir la agravación del accidente). Es necesario ante todo retirar al accidentado del peligro sin sucumbir en el intento.
  • ALERTAR: la persona que avisa debe expresarse con claridad y precisión. Decir desde donde llama e indicar exactamente el lugar del accidente.
  • SOCORRER: hacer una primera evaluación:
    • Comprobar si respirar o sangra.
    • Hablarle para ver si está consciente.
    • Tomar el pulso (mejor en la cariótida), si cree que el corazón no late.

 

En definitiva, la actuación del socorrista está vinculada a:

  • Hacer frente a un riesgo inmediato y vital: (Ej.: parada respiratoria, cardíaca, hemorragia intensa…).
  • Evitar o disminuir el riesgo de complicaciones posteriores al accidente. (Ej.: parálisis por una manipulación inadecuada de una fractura de un miembro o de la columna vertebral).

 

.- COMA
  Situación de pérdida del conocimiento profundo que no se recupera espontáneamente.SE CARACTERIZA POR:

  • Pérdida de movilidad voluntaria.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Existen movimientos respiratorios y latidos cardíacos.

TRATAMIENTO

  • Colocar al enfermo en posición lateral de seguridad.
  • Aflojar la ropa.
  • Abrigarlo para que no se enfríe.
  • No dar de beber ni comer.
  • Evacuarlo urgentemente.

 

.- LIPOTIMIA
  Pérdida súbita del conocimiento de corta duración (2-3 minutos).TRATAMIENTO

  • Aflojar la ropa alrededor del cuello y cintura.
  • Traslado a un ambiente de aire puro.
  • Tumbarlo en posición horizontal con las piernas elevadas

 


5.- EPILEPSIA
  Afección crónica de diversa etiología caracterizada por crisis convulsivas.TRATAMIENTO

  • Despejar el entorno de cualquier objeto que pueda herir al enfermo.
  • Deslizar una manta o ropa debajo del afectado para amortiguar los golpes.
  • Poner un trozo de madera entre los dientes para evitar que se muerda la lengua.

 

- INSOLACIÓN
  Accidente provocado por la exposición prolongada al sol.TRATAMIENTO

  • Poner al afectado a la sombra.
  • Aflojar la ropa.
  • Aplicar compresas frías y proporcionarle agua si está consciente.
  • Si está inconsciente se pondrá en pósición lateral de seguridad y se procederá a su evacuación al hospital.

 

HEMORRAGIAS
  Salida o derrame de sangre fuera o dentro del organismo como consecuencia de la rotura accidental o espontánea de uno o varios vasos sanguíneos.SE CLASIFICAN EN:

  • Hemorragias externas.
  • Hemorragias internas.

Ante cualquier tipo de hemorragia se debe actuar de la siguiente forma:

  • Tumbar al accidentado en posición horizontal con los miembros inferiores elevados.
  • Buscar una hemorragia externa, a veces oculta por la ropa, deteniéndola mediante compresión o torniquete.
  • Arropar al accidentado y evitar cualquier movimiento.
  • AVISAR AL SERVICIÓ DE URGENCIAS 061.

7.1.- Hemorragia Externa

TRATAMIENTO

  • Con el herido tendido se hace compresión local en el punto que sangra, bien con uno o dos dedos o con la palma de la mano, en función de la extensión de la herida.
  • Si la hemorragia cesa, procederemos a colocar un vendaje compresivo.
  • Si no se detiene, habrá que hacer compresión a distancia en los siguientes puntos: 
    • CUELLO: carótida.
    • HOMBRO: retroclavicular.
    • BRAZO: arteria humeral (cara interna del brazo).
    • MUSLO: arteria femoral(ingle).
    • PIERNA: arteria poplítea.
  • Aplastar siempre la arteria o vena contra el hueso lo más cerca posible de la herida.
  • No aflojar nunca el punto de compresión.
  • Mantener al herido echado horizontalmente.

 

7.2.- Torniquete

Sólo se utilizará: 

  • Cuando el socorrista está solo y debe atender a otros accidentados de extrema gravedad.
  • En caso de miembros seccionados o aplastados.
  • EL TORNIQUETE se coloca por encima del codo o por encima de la rodilla, entre el corazón y la herida.
  • Una vez colocado no debe aflojarlo nunca.
  • Debe permanecer a la vista, colocándole un rótulo indicando nombre, hora y minuto de colocación.

 

7.3.- Hemorragia Interna

TRATAMIENTO

  • Vigilar al accidentado para detectar signos de colapso como palidez, sed, ansiedad, frío, taquicardia.
  • Tenderlo horizontalmente.
  • Abrigarlo.
  • Tranquilizarlo.
  • EVACUARLO CON EXTREMA URGENCIA 

 

HERIDAS
  Una herida es toda lesión de la piel y de los diferentes órganos producida por corte, desgarro, rasguño, contusión, etc.SE CLASIFICAN EN:

  • INCISAS: originadas por objeto cortante.
  • CONTUSAS: originadas por objeto romo.Hemorragias internas.
  • ESPECIALES:
    • Mixtas o incisocontusas.
    • Punzantes.
    • Por mordedura.
    • Con arrancamiento.
    • Etc.

8.1.- Heridas simples

TRATAMIENTO

Estas son las que el socorrista puede tratar, desinfectándolas y colocando el apósito correspondiente.

  • El socorrista se lavará las manos concienzudamente con agua y jabón abundantes.
  • Limpiar la herida, partiendo del centro al exterior, con jabón o líquido antiséptico.
  • Colocar apósito o vendaje compresivo (Fig.6).

 

8.2.- Heridas Graves

TRATAMIENTO

  • La actuación se resume en tres palabras: EMBALAR, AVISAR, EVACUAR, para lo cual:
    • Taponar la herida con gasas limpias o con compresas estériles si se disponen de ellas.
    • Aplicar una venda sobre la herida, más o menos apretada en función de la importancia de la hemorragia, cuidando de no interrumpir la circulación sanguínea.
    • Si es un miembro superior, colocar un cabestrillo.
    • AVISAR AL 061.

8.3.- Heridas del Tórax

TRATAMIENTO

  • Colocar al herido sentado o acostado sobre el lado herido, cabeza y hombros algo incorporados, evacuándolo de esta manera.
  • Cubrir la herida con varias capas de compresas grandes a ser posible estériles.
  • No dar de beber ni comer.

8.4.- Heridas del Abdomen

TRATAMIENTO

  • Pequeña: poner una compresa grande y sujetarla con esparadrapo.
  • Ancha: no poner compresas; si el intestino sale no intentar meterlo, sólo cubrir la herida con un paño húmedo muy limpio y a ser posible estéril. Si algún objeto permanece clavado (cuchillo, punzón, etc,) no quitarlo, evacuar al herido moviéndolo lo menos posible.
  • No dar de beber ni comer.

8.5.- Mordeduras de Animales

TRATAMIENTO

Carecen de toxicidad y se tratarán como cualquier otra herida, lavando la zona concienzudamente y aplicando cualquier antiséptico (povidona yodada).

  • Se deberá vigilar al animal para descartar la presencia de rabia

 

 
- QUEMADURAS
9.1- Quemaduras Térmicas Son lesiones de la piel y otros tejidos provocadas por diferentes causas como el calor, la electricidad, productos químicos, etc.Se clasifican en: 

  • Quemaduras de primer grado: la piel está enrojecida (eritema).
  • Quemadurás de segundo, grado: la parte interior de la piel (dermis) se quema, formándose ampollas (flictena) llenas de un líquido claro.
  • Quemaduras de tercer grado: la piel está carbonizada y los músculos, vasos y huesos pueden estar afectados.

 

La gravedad de las quemaduras depende de:

  • Su extensión.
  • Localización.
  • Suciedad o no de la misma.
  • Fragilidad del quemado (niños, ancianos, etc.).

CONDUCTA A SEGUIR ANTE UNA QUEMADURA GRAVE:

  • Eliminar o suprimir la causa. 
    Si la ropa está en llamas, impedir que el accidentado corra, enrollarlo en una manta o abrigo o hacerlo rodar por el suelo.
  • Enfriar la quemadura.
    Rociar las regiones quemadas con abundante agua a una temperatura entre 10 y 20ºC, durante lO ó 15 minutos.
  • Cubrir las quemaduras. 
    Proteger las quemaduras con sábanas limpias y a ser posible con compresas estériles.
  • Cubrir al herido. 
    Con una manta o similar al fin de evitar el enfriamiento general.
  • Posición horizontal del quemado. 
    Generalmente de espaldas o en posición lateral si tiene quemada la espalda o boca abajo si tiene quemados los costados y la espalda.
  • No dar de beber ni comer al quemado grave.
  • Avisar a los servicios de urgencias.
  • Evacuación inmediata.

9.2.- Quemaduras Eléctricas

La corriente eléctrica, sea generada artificialmente o natural (rayos), ocasiona lesiones muy diversas que van desde quemaduras pequeñas hasta traumatismos múltiples y la muerte.

Tipos de lesiones:

  • Quemaduras superficiales por calor y llamas.
  • Quemaduras por arco o fogonazo.
  • Quemaduras llamadas propiamente eléctricas por la acción de la corriente a través del organismo ya que lesionan planos más profundos y a menudo destruye músculos y altera órganos internos, llegando incluso a producir paradas cardiorespiratorias e incluso la muerte.

Ante una electrocución se debe actuar de la siguiente manera:

  • Cortar la corriente eléctrica antes de tocar al accidentado; en caso de que esto no sea posible, aislarlo utilizando un objeto que no sea conductor de la electricidad (ejemplo: un palo, papel de periódico, etc,)
  • No emplear objetos metálicos.
  • En caso de parada cardiorespiratoria, iniciar resucitación cardiopulmonar sin interrupción hasta la llegada del personal sanitario de urgencia, al cual debe avisarse inmediatamente.

 

TRATAMIENTO DE LAS QUEMADURAS ELÉCTRICAS

  • Es similar al que se lleva a cabo en las quemaduras térmicas, ya que la corriente eléctrica al paso por el organismo produce calor lesionando los tejidos.

9.3.- Quemaduras Químicas

Ocurre cuando la piel se pone en contacto con un ácido o una base potente, de uso común en productos de limpieza, procesos industriales y laboratorios.

TRATAMIENTO

  • Tranquilizar al paciente.
  • Lavar con abundante agua la zona afectada.
  • Cubrir la zona quemada con paños limpios.
  • Trasladar al paciente al hospital.

 

INTOXICACIONES
  Se pueden producir por una de estas tres vías:

  • Por la boca (intoxicación por ingestión).
  • Por el aparato respiratorio (intoxicación por inhalación).
  • Por la piel (intoxicación por inoculación).

11.1.- Por Ingestión

Los tóxicos pueden ser de los siguientes tipos:

  • 1.- Alcalinos
  • 2.- Ácidos
  • 3.- Otros

11.1.1.- TRATAMIENTO CONTRA ALCALINOS (Lejía, amoniaco, sosa cáustica, etc.)

  • Dar rápidamente un vaso de agua para diluir el tóxico.
  • Añadir vinagre o jugo de limón a un segundo vaso de agua.
  • Después le daremos leche, aceite de oliva o clara de huevo.
  • ¡¡ NO PROVOCAR EL VÓMITO !!

11.1.2.- TRATAMIENTO CONTRA ACIDOS (Ácido acético, clorhídrico, nítrico, etc.)

  • Dar rápidamente un vaso de agua para diluir el tóxico.
  • Después se le dá un vaso de leche o bicarbonato.
  • Tras esm le daremos aceite de oliva o clara de huevo.
  • ¡¡ NO PROVOCAR EL VÓMITO !!

11.1.3.- TRATAMIENTO CONTRA OTROS TÓXICOS

El tratamiento contra otros tóxicos de tipo general se hará:

  • Diluir el tóxico.
  • Provocar el vómito.

Cuando el tipo de tóxico es desconocido se usa como antídoto:

  • Una taza de té fuerte.
  • Varias cucharadas de leche de magnesia.
  • Dos rebanadas de pan tostado.

11.2.- Por Inhalación

El mayor número de intoxicaciones por inhalación son producidas generalmente por monóxido de carbono, aunque existen numerosos tóxicos que se absorben por el aparato respiratorio.

TRATAMIENTO

  • Aislar a la víctima de la atmósfera tóxica y hacerle respirar aire puro.
  • Si se observa parada respiratoria practicarle las maniobras de resucitación en el ambiente exterior del mismo lugar del accidente.

Para llevar a cabo el rescate de la víctima se tomarán las siguientes precauciones:

  • No intentarlo jamás estando solo. Si son dos socorristas solamente uno entra y el otro permanece en el exterior.
  • Atarse a la cintura una soga que permita al que permanece en el exterior extraer a su compañero a la menor señal de alarma.
  • Si es posible se debe penetrar en la zona tóxica con una máscara antigás.
  • Coger a la víctima por la cintura y sacarla al exterior.

11.3.- Por Inoculación

Se produce generalmente por mordeduras de animales, serpientes, culebras, insectos, etc.

11.4.- Mordeduras de Serpientes y Picaduras de Escorpiones y Alacranes

Pueden provocar graves intoxicaciones e incluso ser mortales.

TRATAMIENTO

  • Colocar un torniquete, no muy apretado, por encima de la mordedura para evitar su difusión por el organismo.
  • Introducir la parte mordida en agua helada o colocar compresas de hielo sobre las lesiones.
  • Practicar una incisión en forma de X sobre cada una de las dos huellas paralelas y puntiuniformes que habrá originado la mordedura de la víbora o sobre la picadura del alacrán o escorpión.
  • Succionar sin temor, aplicando la boca sobre las heridas producidas, escupiendo a continuación la sangre y veneno extraídos.
  • Colocar después sobre la herida hielo triturado o agua fría y vendar.
  • Evacuar al accidentado al hospital más cercano.

11.5.- Picaduras por Insectos

TRATAMIENTO

  • Si se percibe el aguijón, extraerlo.
  • Aplicar sobre la picadura un trozo de tela empapado en amoniaco o agua muy fría.
  • Si no es posible extraer el aguijón, se aplicará una pasta hecha con bicarbonato sódico y agua.

En caso de múltiples picaduras:

  • Sumergir al paciente en un baño de agua fría bicarbonatada durante 15 minutos.
  • Envolverlo en una sábana y trasladarlo urgentemente al hospital

 

4.- FRACTURAS
  Rotura de un hueso. Pueden ser CERRADAS 0 ABIERTAS (Fig.10)SÍNTOMAS

  • Impotencia funcional
  • Dolor
  • Chasquido o crepitación
  • Hinchazón-tumefacción
  • Amoratamiento

 

14.1.- Fractura Abierta

Aquella que está complicada con una herida.

TRATAMIENTO

  • Cortar la hemorragia si existe.
  • Cubrir la herida.
  • Inmovilizar la fractura.

14.2.- Fracturas de Extremidades. – Inmovilización)

  • ANTEBRAZO: desde raíz de los dedos a axila, codo a 90° y muñeca en extensión.
  • MUÑECA: desde raíz de los dedos a codo, muñeca en extensión.
  • DEDOS MANO: desde punta de los dedos a muñeca, dedos en semiflexión.
  • FÉMUR Y PELVIS: desde raiz de los dedos a costillas, cadera y rodillas en extensión; tobillo a 90°.
  • TIBIA Y PERONÉ: desde raíz de los dedos a ingle, rodilla en extensión, tobillo a 90º.
  • TOBILLO Y PIE: desde raíz de los dedos a rodilla, tobillo a 90°.

En resumen, una fractura se inmoviliza con férula que abarque una articulación por arriba y otra por debajo de la lesión.

LA INMOVILIZACIÓN SE IMPROVISA CON:

  • Férulas de madera.
  • Bastones, flejes, ramas de árboles, tablillas, revistas, etc., sujetas con:
    • Vendas, tiras de sábanas, cintas, ligas, pañuelos, cinturones, cuerda, etc.

 

En fracturas de miembro inferior puede servir de férula el miembro sano extendido y atado o vendado juntamente con el lesionado.

En las de brazo puede servir el tronco fijándolo al mismo con vendas, bufandas, etc. 

12.3.- Fracturas del Tronco, (Columna Vertebral, Cuello)

TRATAMIENTO

  • No mover al lesionado, dejarlo tendido en el suelo.
  • Traslado inmediato al hospital.

El traslado se hará en plano duro, evitando que flexione la columna vertebral ni que pueda flexionarla durante el traslado, Si no se dispone de camilla se improvisara , con tablones, una puerta, etc

 

.- ESGUINCE
  Desgarro incompleto de la capsula articular o ligamentos, sin rotura.TRATAMIENTO

  • Frío.
  • Inmovilización.
  • Traslado al hospital.

 

 

OTURA DE LIGAMENTOS
  Desgarro parcial o completo de los ligamentos que rodean a la articulación.TRATAMIENTO

  • Reposo.
  • Colocar una férula o vendaje enseguida.
  • Traslado al hospital.

 

LUXACIÓN
  Desplazamiento de un extremo del hueso fuera de la articulación.TRATAMIENTO

  • Frío.
  • Elevar la extremidad.
  • Inmovilización sin colocar ninguna férula hasta que no se haya reducido la luxación.
  • Traslado.

 

 
CONTUSIONES
  Son las lesiones de las partes blandas o del tejido muscular que no se acompaña de pérdida de continuidad de la piel.TRATAMIENTO

  • Frío para reducir la tumefacción y equímosis.
  • Reposo.

 

 
VENDAJES.
  Un vendaje sirve para sujetar un apósito o proteger una herida.PRINCIPIOS GENERALES

  • Posición funcional.
  • Almohadillado.
  • Presión uniforme.
  • Dedos al descubierto.

20.1.- Vendaje Compresivo

Se usa cuando una herida sangra y se pretende cohibir la hemorragia, Se colocan varias capas de algodón hasta alcanzar un grosor de unos 15 cm., que se reducirá a la mitad al vendar encima.

 

TRASLADO DE ACCIDENTADOS
  Después de los primeros auxilios se debe asegurar el traslado en las mejores condiciones (Fig. 15).Confección improvisada
de una camilla utilizando
palos, barras de hierro, etc. 
asi como lona o una manta

Los peligros de un transporte incorrecto son:

  • Agravar el estado general.
  • Provocar lesiones vasculares o nerviosas.
  • Convertir fractura cerrada en abierta, incompleta en completa.
  • Provocar mayor desviación de la fractura.

El transporte deberá hacerse siempre en camilla y si no disponemos de ella, se improvisará. La colocación del herido sobre la camilla se puede hacer de las siguientes formas:

MÉTODO DE LA CUCHARA:

  • 3 socorristas se colocan al lado de la víctima, arrodillan una pierna e introducen sus manos por debajo del cuerpo del accidentado y lo izan a la vez, mientras que el cuarto coloca la camilla por debajo del cuerpo o se (envía ya colocada paralelamente al cuerpo del herido y al otro lado de los socorristas.

MÉTODO DEL PUENTE:

  • Se necesitan 4 personas. Tres de ellas se colocan de forma que el herido, tendido en el suelo, QUEDE ENTRE SUS PIERNAS.
  • Pasan sus manos por debajo de las pantorrillas y muslos, otro por debajo de la cintura y región lumbar y el tercero por debajo de hombros y nuca.
  • A una voz IZAN LOS TRES A LA VEZ el cuerpo como un todo rígido, mientras que la cuarta persona introduce la camilla por debajo del cuerpo de accidentado y entre las piernas de los socorristas.
  • A continuación y siempre con movimientos sincronizados depositan el cuerpo en la camilla.

 

 

 
RESPIRACIÓN CARDIOPULMONAR
  Se denomina resucitación al conjunto de maniobras que tratan de restablecer la respiración y los movimientos del corazón de una persona en la que accidental y recientemente se han suspendido ambas funciones.22.1- Respiración Artificial

Debe ser:

  • Urgentísima, antes de los 6′ de ocurrida la supresión.
  • Ininterrumpida, incluso durante el traslado.
  • Mantenida durante el tiempo necesario, incluso horas.
  • Eficaz. Ningún método puede compararse en eficacia con el boca a boca que ha desplazado totalmente a otros, razón por la cual será el único que describamos, ya que consideramos que es mejor conocer uno bien y eficaz, que muchos mal y poco eficaces.

22.2.- Método Oral Boca a Boca

Consta de 2 tiempos: 

  • lº) Preparación para la respiración.
  • 2º) Práctica de la respiración.

1º) PREPARACIÓN PARA LA RESPIRACIÓN.

a) Tender a la víctima boca arriba sin almohada. Si vomitara agua o alimentos, torcer la cabeza hacia un lado mientras devuelve.

b) Aflojar (o rasgar si es preciso)las ropas de la víctima que opriman la garganta, el tórax o el abdomen.

c) Inspeccionar rápidamente la boca para sacar de ella cuerpos extraños si los hubiera, incluidas las dentaduras postizas.

d) Si la víctima se hubiera atragantado con algo, volverla de costado y darle fuertes golpes con la mano en la espalda, entre las paletillas, Si no expulsa el cuerpo extraño, practicar el método de HEIMLICH, descrito anteriormente
Si fuera un niño, se le coge por los pies, se le coloca cabeza abajo y se le golpea igualmente en la espalda.

2º) PRÁCTICA DE LA RESPIRACIÓN.

Arrodillado junto a la víctima.

a) Coloque una mano en la nuca, la otra en la frente; procure elevar la de la nuca y empujar con la de la frente, con lo que habrá conseguido una buena extensión de la cabeza.

b) Sin sacar la mano de la nuca, que continuará haciendo presión hacia arriba, baje la de la frente hacia la nariz y con dos dedos procure ocluirla totalmente. Inspire todo el aire que pueda, aplique su boca a la de la víctima y sople con fuerza. 
Si es un niño, sóplele a la vez en nariz y boca, y modere la cantidad y fuerza de su soplido, insuflándole el aire sin hacer la inspiración forzada que señalábamos para el adulto.

c) Retire su boca y compruebe si sale el aire que usted insufló por la boca del accidentado. Si no sale es que no entró por no estar bien colocada la cabeza. 
Extiéndala más aún, echando más hacia atrás la frente y compruebe que entra el aire, viendo cómo se eleva el pecho del accidentado cuando usted insufla aire. 
Si aún así no puede comprobarse que entra aire en su tórax, seguramente será debido a que la glotis (garganta) está obstruida por la caída de la base de la lengua. Para colocarla en buena posición debe hacerse lo siguiente: con la mano que estaba en la nuca empújese hacia arriba el maxilar inferior haciendo presión en sus ángulos, hasta que compruebe que los dientes inferiores están por delante de los superiores. En esta posición es seguro que la base de la lengua no obstruye la glotis y que el aire insuflado puede penetrar en los pulmones, elevando su pecho, lo que siempre es fácil de comprobar.

d) Repita las insuflaciones cada 5 segundos (unas 12 ó 14 por minuto).

e) Si empieza a recuperarse acompase el ritmo de las insuflaciones al de la respiración del accidentado.

f) Por último, no olvide tomar el aire suficiente para evitar mareos, etc.

22.3.- Masaje Cardíaco Externo

Si además de que no respira y está inconsciente, se observa que el accidentado está muy pálido, carece de pulso en la muñeca y cuello, tiene las pupilas dilatadas y no se oyen los latidos cardíacos, es muy probable que se haya producido una parada del corazón, por lo que se debe proceder a practicar, además de la respiración artificial boca a boca, el masaje cardíaco externo, con arreglo a la siguiente técnica:

La persona encargada de practicarlo se coloca de rodillas al lado de la víctima, aplicando la parte posterior de la palma de la mano’sobre el esternón, cuatro o cinco centímetros por encima de la “boca del estómago”. La palma de la otra mano se coloca sobre la de la primera 

Se ejerce una presión firme y vertical al ritmo de 60 u 80 veces por minuto.

Al final de cada acto de presión se suprime éste para permitir que la caja torácica, por su elasticidad, vuelva a su posición de expansión.

Si la víctima es un niño o un lactante el número de compresiones ha de ser mayor (100-10) y menor la presión a aplicar. Basta una mano para los niños y dos dedos para los lactantes.

Lo ideal es que una persona realice la respiración boca a boca y otra, al mismo tiempo, el masaje cardíaco externo, realizando 5 presiones esternales y 1 insuflación, efectuando ésta en la fase de descompresión del tórax y no volviendo a comprimir hasta que no haya terminado la insuflación y así sucesivamente. Si es solamente un socorrista el que presta los auxilios, comenzará con la respiración boca a boca, realizando 5 insuflaciones, para continuar con la siguiente pauta:

  • 15 presiones esternales-2 insuflaciones
  • 15 presiones esternales-Z insuflaciones

Aproximadamente cada 2 minutos, hay que verificar la eficacia circulatoria tomando el pulso en la carótida.

Y así hasta la recuperación o fallecimiento del accidentado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: